jueves, 6 de julio de 2017


ÚLTIMO PENSAMIENTO DE TI


No volveré a escribirte poemas,
para qué palabras dulces
si ya nada te toca
no volveré a buscar
ni un sólo verso que te nombre
para qué imágenes
si ya en todas no estás conmigo
no volveré a pensar en nosotros
para qué si ya tuve
el último pensamiento de ti
y, ¿sabes?
sucedió una tarde cualquiera,
no como antes: todos los días
al siguiente segundo
después de despertar...
respirar
sentirte ahí
presente y próximo
como los aromas que se desprenden
antes y después del amor;
no volveré,
no volverás.

IRMA PEREZ, La Pillis 

ELLA


Está sentada en la barra de un bar
son las dos de la madrugada
son las cuatro
el licor se termina -no el hielo-
el sueño ha perdido su reloj
pero no es del cuerpo el cansancio
una multitud de ojos la miran
el mensaje no les llega
la puerta de salida enfrente
golpea la campana
se asoman vertical, humo y neblina
sólo humo y neblina
algo más que su boca se entumece
es su cuerpo sin latido
son sus pies clavados en el piso
a las once de la noche
sigue siendo ella en la barra de un bar
¿ella?
¿la silla?
¿la copa?
¿la noche?
ella
una mujer más sin perdonarse
su voluntad sin ella
repitiéndose
eterna
harta de si misma.

IRMA PEREZ, La Pillis

Pintura: Fabián Pérez


Creo que la tendencia es a rebotar en cuatro esquinas. Se hace un cuadrado cuando la mente no deja de pensar las mismas cosas. La idea recurrente, se convierte en ladrillo y el ladrillo en muro. Entonces, como una réplica de nuestro pensamiento, terminamos metidos en una figura geométrica de cuatro paredes.
IRMA PÉREZ, La Pillis
Esto no puede ser una vaina hormonal
o, el drama de una tragedia de cine
no, “esto” tiene que venir de algún caos
como el del aguacero que tumbó la teja
o el de la gota que perforó el techo
o bien
el de la laguna aquella
que se me hizo en el pecho aquel día
en donde quedó mi amor
sumergido
anclado
agónico
seguramente, ese día
me tragué el océano con toda su sal
me cargué de arena para
taparme los sentidos
y, luego de toserlo un par de veces
minimicé su efecto -totalmente-
hasta el olvido
pero “esto”
“esto” comenzó esta mañana
justo, cuando sin querer
me vi desnuda en el espejo:
allí…
allí lloraba profusamente
un recuerdo en mi cuerpo
ahora, yo
como ajena de él
me encuentro destilando una amargura
que no para
que todo la causa
que desconoce mi lugar
mi tiempo y, lo que hago
una amargura que no puedo detener
porque no sé dónde comienza
que no puedo liberar
porque, termina en mí.

IRMA PEREZ, La Pillis 

PAZ Y SALVO


¿Cuánto vale el cielo?
podría ser, ¿el cielo mismo? o,
¿apenas el costo de un par de estrellas?
tal vez, las venas de un rayo
o, noventa y nueve granos de arena...
cuánto más para alcanzarlo
cuántas nubes arriba
¿servirá
una infancia sin manchas
una juventud sin remo
un adulto sin historias?
o, quizás
¡un servicio voluntario en otro planeta!
tal vez, ¡orfebrería!
hecha con lágrimas recogidas
de un holocausto, o de dos...
-¿bastarán, las de un sólo hombre muy
enfermo, sin afecto y sin asilo?-
cuál es ése precio que tanto cuesta lograr
con cuántas oraciones queda pago
con cuántos intentos, en alguna fe, confiados
cuántas vueltas al reloj del miedo hacen falta
cuántas vidas sujetadas
cuántas muertes ignoradas
¡cuánto más!
¡cuánto!
para lo que parece imposible
quedar a paz y salvo.

IRMA PEREZ, La Pillis 

DE MI NOMBRE


Hola, soy IrmA.
Si se fija bien y, con cierta paciencia
en el interior de mi nombre
están esas dos consonantes invisibles que soy:
la "R"
de rinoceronte
de remolacha
de rayo y
de romance
la del "re" que antecede a tantos verbos
y la de la segunda nota musical
soy también la "M"
de mosca
de matriz
de montaña
de melón
de molécula
de menos
de más
la de la nota Mi...
¿mi?
ahora, en cuanto a mis vocales:
a ellas, no les dé mucha importancia
a esas
las observo yo
las tiemblo yo
las vigilo y las aguanto yo
ellas son las torres de las esquinas
del tablero en donde juego
la medida que me recuerda mi distancia
entre la tierra
y
el cielo.
Hola, soy IrmA.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2014


Hay días vacíos
días con residuos de, otros días
días limpios y, días consumidos
hay días llenos de gracia 
y días llenos de hastío
hay días que terminan solos
y otros, que no terminan
hay días contigo
y días
y días
y días
sin ti.
IRMA PEREZ, La Pillis – 2015
Un poema esperando
un lenguaje perfecto
unas bocas hablando
una palabra en los dedos
un romance de palmas
una oración elevada
un acento en el puño
una idea tocando
unas ganas amando
un llanto callado
una caricia
un canto
un cuento
un relato
un juego
un calor
un beso
un pañuelo...
...mis manos.
IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013

Pintura: Omar Ortiz 



Poeta: 
¿Sabes qué es eso que dices,que agita al árbol hasta que cae su fruta? 
¿Qué palabras buscan, lo que el sabor a la boca?
I.P.