domingo, 6 de agosto de 2017

STARLA MICHELLE


Vivir con el asombro de un niño
ser novato y no importar
estar dentro y fuera de la sorpresa
creer para hacer posible
hacer posible la maravilla de todo

así,
¡como descubriendo el fuego!

IRMA PEREZ, La Pillis - 2016
He sido ventana abierta;
siempre distraída con tu frío o tu calor.
Pero creció maleza
invadió el espacio 
y me avisó rotunda
que ya no abro más y
que tampoco cierro.
No he debido olvidar
mi razón de ser, de estar
el abandono ha sido mio.
Sospecho ahora
que esta conciencia en alerta
es una guadaña
-presta y en espera-
en mis manos.

IRMA PEREZ, La Pillis - 2014
Hay días
como hojas de papel
que se han escrito por lado y lado
y aun así, no alcanzan.
Hay días
sin espacio
sin posible enmendadura
irrepetibles
definitivos
breves como un suspiro.
Y, hay días
como hoy
nueva hoja de papel
limpios sus renglones
la mano alzada
-el pulso firme-
¡lista!

Irma Pérez, La Pillis - 2013
Estoy aquí para defender el amor y el romanticismo; en seguida, para destronar la bestialidad de creer, que ambas cosas deben desaparecer del mundo.

IRMA PEREZ, La Pillis 

Me estrené un poema hace un año,
hoy me lo pongo otra vez y me siento
espectacular, regia.
Sin mirarme en el espejo 
sé cuánto me gusta
que me ajusta y no me aprieta
que como la primera vez
desde que empezó a
caer sobre mi cuerpo
fueron apareciendo las texturas de
mis vergüenzas
y me erguí conocida y cómoda.
Este poema que parece de lino
me enciende luces sobre una pasarela
sin más público que mis ojos
y sus pliegues se abren conmigo
como vuelos y como aplausos.
Me gustaría usarlo a diario y lucir
la costura de sus estrofas que son
la floristería de los jardines de Versalles
pero, sé que no todos los días
-tras la única ventana del alma-
las bellezas de la primavera
están de moda.


IRMA PÉREZ, La Pillis - 2016
Esto de escribir cosas desde la emoción o, la visión particular, por más sencillo el lenguaje, siempre corre el riesgo de no ser entendido y por tanto, que pase desapercibido; incluso, que no guste para nada y en consecuencia, se pierda el sentido y, lo más valioso del asunto: gratificar al lector o, lo que es peor, al lector mismo. Sin embargo, se aprende con el tiempo que este oficio es así: A veces, de mucho a pocos y a poco; como el grifo, que una vez abierto, es chorro o es gota o, es nada. Todo depende de la mano, no del agua, puesto que ésta, está.
Es posible que uno se equivoque de lugar, de tiempo, de escenario; que no existan condiciones para reunir un par de ojos alrededor de un texto. Latinoamerica tiene una historia vergonzosa que contar al respecto, que trata de un legado vacío y una herencia muy pobre, en cuanto al alcance de medios, y cri-te-rios, para priorizar la educación e incentivar el provecho y la producción de los recursos literarios. Hay otras culturas, en cambio, que aprendieron a leer y a escribir para escribir y leer; que siempre encontraron un cuento en su caja de juguetes y luego, un libro en su mesita de noche; más tarde, no les fue posible concebir la vida sin ese habitual y concebido placer. Sin embargo, allí también se generalizaron otros poderes que han mantenido al margen a la civilización de la buena ventura.
No sè, es posible que también todo sea cosa de un ritmo oculto, de una melodía cuya sonoridad puede aturdir a unos o embelesar a otros o simplemente, no ser escuchada por nadie.
Como todo, relativo; cada quien sabrá cómo llenar su canasta de lo que más le gusta comer.
IRMA PEREZ, La Pillis - 2017
Uno es tan
frágil
volátil
intenso
pálido 
bueno
no tan bueno
cálido
no tan cálido
cera
pabilo
luz
química
un soplo, y ardes
uno sólo, y te haces humo
uno es
exactamente
la definición de lo efímero
el tiempo que le den las manos 
a una vela.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2017
DE REDES SOCIALES
En la misma lengua, y no nos entendemos. Lo extraordinario sería, que nos encontráramos en el espasmo de las diferencias.
IRMA PÉREZ, La Pillis

La confianza es una ventana
de extrema delicadeza;
una fisura
un pedazo roto
una cortina pesada
un seguro puesto
una entrada sin salida
un descuido
y, la ventana
-como la confianza-
corre el riesgo
de ser cristal en polvo
diseminado en el desierto.

IRMA PÉREZ, La Pillis - 2013